Un tren para no vivir en China

(Artículo publicado en el diario “Información” el 26 de enero de 2014 http://www.diarioinformacion.com/opinion/2014/01/26/tren-vivir-china/1461892.html)

Esta semana que ha estallado el escándalo del China Leaks me he acordado de Juan Roig, el presidente de Mercadona, que decía hace casi dos años que sentía gran admiración por los chinos porque cultivan la cultura del esfuerzo. Toma cultura del esfuerzo. Siempre se les pide eso a quienes ocupan el más bajo escalón social.
Pero mentiría si les dijera que Roig me ha venido a la mente sólo ahora. La verdad es que me acordaba de él cada vez que Gallardón abría la boca para hablar de la reforma de la normativa vigente en materia de interrupción voluntaria del embarazo. Y me acordé mucho más cuando leí el anteproyecto sobre el que se informó en el Consejo de Ministros del 20 de diciembre pasado. Este anteproyecto, que pretende derogar la actual ley, lo que realmente establece es la maternidad obligatoria.
Vamos, como en China, pero al revés, donde te impiden ser madre. Allí la política del hijo único establecida a finales de los setenta como medida de control de natalidad obligó a abortar a muchas mujeres, especialmente si el feto era de sexo femenino. Esta medida se cambió a finales de 2013, pero sólo para permitir, en casos determinados, que se puedan tener hasta dos hijos como máximo. Si la ley se incumple: multa. Y a las que no tengan dinero para pagarla les espera el aborto obligatorio. Esta crueldad se eleva al extremo en algunos casos, como el de la joven Feng Jianmei, a la que se le practicó un aborto y se la obligó a dormir con el feto de siete meses a su lado.
Pues lo mismo pretende hacer Gallardón (con el consentimiento de Rajoy): obligar a parir, a llevar a término el embarazo. Pero no obligará a todas; sólo a las que no puedan pagarse el aborto en otro país. Por eso muchas mujeres (y espero que también muchos hombres) partiremos desde muchas ciudades de España a Madrid el 1 de febrero para defender nuestra libertad. Queremos que se mantenga la actual ley (aunque sea muy mejorable) porque nos reconoce, por fin, como sujetos autónomos durante el embarazo (aunque solo sea por un periodo de 14 semanas). La vigente ley deja libertad de decisión a las mujeres para continuar o interrumpir su embarazo, sin obligar a nada. No queremos que se “suavice”, como se ha dicho, el anteproyecto. No estamos dispuestas a negociar nada porque ello supondría asumir la pérdida de esa libertad. Si quieren negociar no debería ser este anteproyecto el punto de partida, ni tampoco la actual ley, sino algo similar a lo de China: el aborto obligatorio ¿A que les parece una burrada? Pues eso es el anteproyecto.

Anuncios

2 comentarios en “Un tren para no vivir en China

  1. Lo de Roig no tiene nombre.No sé como hubo un tiempo en que este país se le señalaba como referente empresarial.

    Pero yendo a tu artículo, estoy totalmente de acuerdo contigo. Es el mismos derecho a decidir el que reivindicamos, el de las chinas, el de las españolas, el de todas las mujeres de todo el mundo y es el mimos derecho el que atacan. La idea me rondaba la cabeza. Gracias por escribirlo.

    • Pues sí, Rocío. Y eso que no conocía esa memoria de “impacto económico” del anteproyecto que se ha hecho pública hoy…Todo encaja. Gracias a ti, por leerlo. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s