¿Y después del 25N, qué?

(artículo publicado en “Información” el domingo 30 de noviembre de 2014)

El lunes pasado, Ángeles Jareño, profesora de Derecho Penal de la Universidad de Valencia, afirmaba en una conferencia que la indiferencia social ante la corrupción (casi tolerancia o, incluso, aceptación como normal) era un clamor en tiempos de bonanza económica y que esa indiferencia se contagiaba a los planos jurídico y político. Sólo cuando la crisis económica se ha traducido en recortes que afectan a las condiciones básicas de vida de una gran mayoría de la población la sociedad ha reclamado contundencia en la persecución y combate de la corrupción. Creo que no es necesario poner ejemplos acerca del contagio de esta actitud en lo jurídico y en lo político. Abundan.

Me parece que con la igualdad de mujeres y hombres sucede al contrario. Creo que se percibe socialmente no como un aspecto nuclear y vertebrador de un sistema democrático (como se reivindica desde la militancia feminista) sino como un producto de lujo. Eso que te puedes permitir cuando tus necesidades básicas están cubiertas pero de lo que prescindes en primer lugar cuando comienzas a percibir que éstas corren peligro. Y eso se contagia a lo político y a lo jurídico. No tenemos más que echar la vista atrás apenas cuatro años y, especialmente, durante esta legislatura del nefasto gobierno de Rajoy (por circunscribirnos sólo al ámbito estatal). Al margen de la polémica sobre el aborto, sólo se habla de igualdad de mujeres y hombres el 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

Cuando llega el 25N la sociedad, los medios de comunicación y las instituciones políticas parece que compitan por ver quiénes hacen más por combatir la violencia machista. Se suceden los actos, declaraciones, artículos de opinión, programas de radio y televisión, concentraciones, manifestaciones. Y eso se hace en muchos, muchos casos, con el mayor de los cinismos, pues ya me dirán de qué sirve una tribuna de la dimitida Ana Mato o del presidente Rajoy si con sus políticas están arrasando con las nunca suficientes estructuras y recursos de todo tipo que contribuyen a hacer de la igualdad de mujeres y hombres algo más que una mera declaración formal ¿Qué sucede tras cada 25N? El apagón, el silencio. Es un silencio que asusta.

Por eso es necesario combatir la indiferencia social ante la desigualdad de mujeres y hombres cotidianamente. Con el lema “Parar la violencia machista es cuestión de vida o muerte”, la Plataforma Feminista de Alicante ha emprendido una campaña permanente de visibilización social de la violencia de género a la que se han sumado ya muchas voces. Entre ellas, las del Hércules C.F y del CB Lucentum Alicante. Hoy comienzan a concienciar en las canchas. Que no paren.

Anuncios

Un comentario en “¿Y después del 25N, qué?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s