La familia patriarcal: origen de la violencia de género

(Artículo publicado en  el diario “Información” el domingo 23 de noviembre de 2014 http://www.diarioinformacion.com/opinion/2014/11/23/origen-violencia-genero/1570464.html)

En Los Seis Libros de la República (1576), Bodino, uno de los teóricos clásicos del Estado moderno, considera que la verdadera fuente y origen del Estado es la familia. La familia está, por tanto, presente en su definición de la soberanía, atributo del Estado por excelencia: “La soberanía es el poder absoluto y perpetuo de una república…que es el recto gobierno de las familias y de lo que les es común, con poder soberano”. Si la república –el Estado- es el recto gobierno de lo que “es común” a las familias –de lo público-, debe quedar fuera lo que no es común, lo particular de cada una -lo privado-, lo que entra en las competencias del padre, cuya función en la familia la compara Bodino a la del soberano en su reino, de tal forma que el ámbito de la familia (madre, hijos, criados y propiedades) está excluido de la soberanía del Estado y sometido a la exclusiva soberanía (poder absoluto y perpetuo) del padre (patria potestas).

Las revoluciones liberales que darán origen a nuestros actuales Estados no cambian esta conformación. Como afirma Amelia Valcárcel, “a cada individuo que se reconoce varón, se le reconoce también su propia esfera familiar de la que es señor, esfera que el Estado debe proteger como esfera de apoyo y autoridad. El Estado bien formado (…) confía en las familias, a las que entiende como sociedades naturales que garantizan estabilidad y orden. El liberalismo nunca se plantea ser un individualismo extremo. «Cada individuo y su familia» es su verdadera visión”

Así, aunque la familia representaba un límite para el poder soberano del Estado, éste tenía como finalidad su conservación, pues ello significaba “conservar el orden”. Y dado que la familia (articulada sobre el matrimonio heterosexual) constituía garantía de estabilidad y orden, debía permanecer inmutable, es decir, sometida totalmente al padre y el Estado debía controlar que así fuera. Eso implicaba el reconocimiento normativo del poder del padre de familia respecto de la mujer y de las hijas e hijos, incluyendo el ejercicio legítimo por parte de éste de la coacción necesaria para mantener el orden familiar. La violencia de género, por tanto, inscribe su origen en este modelo de familia, irradiándose de esta forma al espacio público, donde se reproducen las relaciones de dominación y subordinación propias del patriarcado. Las que denominamos relaciones de género.

Y este modelo de familia patriarcal, a pesar del reconocimiento de la igualdad formal de mujeres y hombres, es el que, en buena medida, sigue subsistiendo en nuestra sociedad. Eso explica que la vigente Ley circunscriba “violencia de género” a la violencia que ejercen los hombres sobre las mujeres en las relaciones de pareja.

Anuncios

2 comentarios en “La familia patriarcal: origen de la violencia de género

  1. Los distintos sistemas se retroalimentan y fortalecen mutuamente. El Estado norma las familias, le dicta reglas, al igual que las iglesias, les dice que es bueno y correcto y que no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s