No hay cambio constitucional sin nosotras

(Artículo publicado en “Información” el 27 de julio de 2014 http://www.diarioinformacion.com/opinion/2014/07/27/hay-cambio-constitucional/1529242.html)

Tras las elecciones europeas del pasado mayo se ha hecho más patente el deseo de cambio constitucional desde muchos sectores sociales, políticos y profesionales. Sea como proceso constituyente o activando los mecanismos de la reforma constitucional, la cuestión es que leemos numerosas opiniones, tanto individuales como colectivas, sobre las materias a las que afectaría. La que suena con más fuerza, como ya sabrán, es la relativa a la organización territorial del poder en el Estado, con todo lo que ello conlleva sobre la definición del modelo de Estado, reparto de competencias, reforma del Senado, etc. Pero hay otras muchas, entre las que destacan aspectos tales como el sistema electoral, la participación política directa, la pertenencia a la UE, la composición de algunas instituciones básicas o reforzar la garantía de algunos derechos (por ejemplo, pensiones o vivienda) que actualmente sólo se configuran como principios rectores de la política social y económica. En fin, enumerarlas aquí sería imposible pero ¿saben lo que llama la atención? Pues que en lo referido a igualdad de mujeres y hombres sólo se aborda de forma directa y clara la necesidad de acabar con la discriminación en el orden en la sucesión a la Corona. Coincido en que es inadmisible mantener esta vergonzosa contradicción en el mismo texto que proclama la igualdad como un valor superior y un principio de nuestro ordenamiento jurídico. Pero limitar el futuro cambio constitucional en materia de igualdad de mujeres y hombres a este punto únicamente equivaldría a ignorar cuestiones básicas que afectan a la mitad del pueblo soberano, tal y como desde posiciones feministas se viene denunciando desde hace tiempo.

Se ignora el enfoque feminista si en el futuro texto constitucional no se garantiza la paridad en todas las instituciones. Se ignora el enfoque feminista si en el futuro texto constitucional no se tiene en cuenta que las mujeres sufrimos una violencia específica sólo por ser mujeres. Se ignora el enfoque feminista si en el futuro texto constitucional no hay previsiones para evitar que sean mayoritariamente las mujeres las que sigan cargando con todo el peso de labores de cuidado que la especie humana requiere. Se ignora el enfoque feminista si en el futuro texto constitucional no se garantiza como fundamental el derecho de las mujeres a interrumpir voluntariamente su embarazo (es increíble que ante la amenaza del anteproyecto de Gallardón no se hayan apenas alzado voces en este sentido). Hay muchas más propuestas, pero valgan éstas sólo a título de ejemplo. Lógicamente, un cambio constitucional que ignore este enfoque carece de legitimidad pues, como dice la filósofa Celia Amorós, el feminismo es una cuestión de legitimidad democrática. No hay cambio constitucional sin nosotras.

(Nota: Nos volvemos a ver en septiembre. Pasen buen verano)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s