Nuestra libertad ni se discute ni se negocia

(Artículo publicado en “Información” el 1 de junio de 2014 http://www.diarioinformacion.com/opinion/2014/06/01/libertad-discute-negocia/1508775.html)

El 23 de julio de 2009, el Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) desestimó emitir el preceptivo informe al anteproyecto de la hoy vigente Ley Orgánica de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo por desacuerdo entre sus miembros. Fue la primera y, hasta el momento, única ocasión en que el CGPJ no pudo cumplir con esa función consultiva. No sabemos si eso volverá a suceder porque, de momento, las dos ponentes designadas para elaborar el informe sobre el anteproyecto de ley orgánica para la protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada se han pronunciado en sentidos opuestos.

Pilar Sepúlveda, la vocal progresista, rechaza todo el contenido del anteproyecto y recomienda retirar la iniciativa. Carmen Llombart, la vocal conservadora, aprueba, en general, el contenido del anteproyecto sugiriendo algunas modificaciones entre las que destaca la de incluir entre los supuestos legales de aborto la anomalía fetal incompatible con la vida. El informe de la primera fue conocido a finales de abril; el de la segunda, justo el día después de las elecciones al Parlamento europeo, pero eso seguramente habrá sido una casualidad. El caso es que el Pleno del CGPJ, de mayoría conservadora, debe ahora tomar un acuerdo. Iba a celebrarse esa reunión esta semana entrante, pero la han aplazado. No sabemos qué pasará, pero si la adscripción conservadora o progresista determina en este caso el sentido del voto, es más que probable que sea el informe de Carmen Llombart el que finalmente se apruebe y se envíe al Gobierno. Siguiendo con esa hipótesis, es posible que el Gobierno decida adecuar su anteproyecto a las recomendaciones del CGPJ para calmar la división interna del PP en esta materia antes de su tramitación parlamentaria. O bien puede que el Gobierno decida no modificar el anteproyecto y usar las recomendaciones del informe del CGPJ como directrices para negociar en sede parlamentaria a fin de reducir las voces discordantes de su propio grupo y conseguir apoyos de otras fuerzas políticas, aunque su mayoría absoluta no los requiera. Y, de paso, desmovilizar a la inmensa mayoría de gente que se opone al anteproyecto si éste se “suaviza”.

Lo cierto es que es surrealista que a estas alturas el CGPJ se ponga a discutir sobre la libertad de las mujeres y mucho más que ésta pueda ser objeto de negociación. Nuestra libertad ni se discute ni se negocia. Bastante nos ha costado conseguir la que tenemos y queremos conservarla. La única opción aceptable es la retirada del anteproyecto ¿Se imaginan que el CGPJ se decante por el informe de la vocal progresista? Llámenme ilusa pero en algún rinconcito albergo esa esperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s